No sé si es miedo... Angustia tal vez. Es una sensación de pisar el último recuerdo antes de caer en un largo olvido. Es una epifanía guardada dentro mío que me dice que seré un recuerdo sólo en los papeles administrativos hasta que estén vencidos. Seré un eco fugaz en los cuerpos de amores lejanos que supe perder . 
Mi cuerpo lo toma mejor que yo, llora y sonríe. Debe ser que intuye que finalmente podrá descansar y dejar de revivir ataduras de días oscuros. 
¿Alguien me empuja? ¿Hay un índice dibujando culpables? Lo más fácil de hacer o justificar acá brilla por su ausencia... Sería ser una ola contra la roca, queda inmutada sin cambiar su postura. La ola vive, la roca simplemente existe. 
Cerrar los ojos finalmente para aceptar la caricia del último ángel, el cuerpo finalmente descansará en paz.

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers