Cargar con energía negativas...


...Envidiando el éxito de su maestro, robando lo que creía que era la causa del mismo. Décadas intentando y fallando miserablemente, mientras su maestro en silencio lamentaba la pérdida cantando melancolías. Así el estudiante falló en aprender, ahogado por su propia envidia mientras su maestro quedó inmortalizado en su talento y sentimiento.
Mientras al primero lo entierra un amor que no supo cuidar, al segundo lo sucedieron sus hijos que pudieron darle paz y justicia al cruzar caminos para restaurar aquello que fue sustraído.
Cerraron sus historias tras sus notas con un gran silencio que ensordece aún hoy.

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers