Cuando decir "este país" es un insulto hacia todos...

La verdad el "mínimo detalle" importa, y lo digo con parte de culpa porque realmente soy un pendejo en muchos sentidos.
Pero si hay algo que me da pena es escuchar "porque en ESTE país", "sólo en ESTE país", "ESTE PAÍS"... La realidad es que ESTE, es nuestro país.

Una falta de sentido de pertenencia o negación de pertenencia hace que cada persona que lucha o realiza el esfuerzo de activismo cívico político deba remar dos veces. Porque pagar impuestos (dicho más que común en la clase media consumidora de frases y slogans foráneos) no otorga inmunidad ni derechos, es una obligación en todo caso, y es un derecho el reclamo de saber cómo se utilizan los recursos (Pendiente: Ley de Información pública y entender que uno es soberano sólo a través de sus representantes).

Volviendo al tema... No es "este" sino tu país, mí país, nuestro país. El hecho de utilizar la señalización correcta o adecuada permite generar un mensaje más completo y exacto. Otorga fuerzas a la idea que si es mío por qué voy a permitir que hagan lo que quieran con el mismo. También nos da la posibilidad de realizar una comparación sana en relación a otros pueblos y regiones.

Si queremos mirar desde afuera lo mejor es evitar la panacea ficticia de otros parajes que nunca conocimos excepto en el relato del imaginario general. En una película llamada "Lemon Tree" uno puede ver eso, un expatriado palestino hablando maravillas de USA mientras vive como lavacopas sin muchos beneficios reales mientras su madre vive de sus limones en un paraje envidiable de Medio Oriente (más allá de las dificultades).

Mi punto es, la fantasía es muy tentadora porque otorga un castigo a la realidad por carecer de tantos beneficios pero también es nuestro escape de la misma para no sufrirla de manera conciente.

Por lo pronto sigo en MÍ PAÍS, ESTE ES MÍ PAÍS.


Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers