Mañanas de Europa

La maravilla de cada nuevo momento es la impronta única qué genera en uno. Una serie de combinaciones de los sentidos de asimetrías falsas y lógica encubierta.
Hoy es un día especial donde todo Buenos Aires se ha convertido en una gran obra teatral de las urbes del Viejo Continente.
Caminar y encontrarse con esquinas de Fráncfort, darlas vuelta y ver que tenés frente a vos un barrio de Zagreb. Seguís explorando y empezás a oler el café turco local.
La gente se vuelve más interesante cuando son vestidas por las memorias de sus padres y ahora charlan con uno en una ensalada de vivencias irrepetibles.
Voy terminando mi café, arribo a mi trabajo mientras pienso lo afortunado de haber viajado nuevamente en el intermedio de mi rutina.

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers