Qué colectivo tomar...

Para llegar a destino, pero también para ver el pedazo de sociedad que te toca en el trayecto.
Siempre como laburante, siempre como uno más... Viendo las miradas perdidas, cansadas y serias de mis compañeros de las dos noches de cada día.
Todos buscamos una felicidad de duración lo más perdurable posible, y en cada momento hay una leve chance de cometer rebeldías contra la rutina para revelar una sonrisa, subvertir el abandono de arriba hacia una hermandad con alguien Pasajero.
Descubrimos humanidad tras un velo de caras agrietadas por la aceptación y la entrega a un obrar que da una chance a quienes nos seguirán, quizás y sólo quizás.

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers