No hay más perfecta tangente...

...Que el raciocinio con los sentimientos.

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers