Aunque usted no lo crea...

La capacidad de las personas en hacerse los boludos es proporcional y derivada de la capacidad de un bebé en hacerse invisible tapándose la cara con las manos

Related Articles

Blog Archive

Google+ Followers